Archivo de la etiqueta: enraizamiento

Tadasana, fortaleza y estabilidad



Aunque a simple vista, Tadasana parezca una postura sencilla no lo es, el simple acto de permanecer de pie nos invita a que los músculos, tendones y ligamentos se pongan en funcionamiento.

La forma de estar de pie de una persona dice mucho de ella, de su tono muscular, de su equilibrio emocional y su estado anímico.

Tadasana significa “Montaña”, ¿como son las montañas, debiles, inestables? ,¿o son fuertes, robustas, y estables?.

Al estar en Tadasana, simulas una montaña firme, maciza, enraizada a la tierra a través de tus pies y alargándote hacia el cielo. Pura estabilidad.

Es una postura que te ayudará a tener más consciencia corporal, la base se encuentra en la alineación. A raíz de trabajarla te podrás deshacer de malas posturas, sentirás más vitalidad y equilibrio.

TADASANA EN LA PRÁCTICA

  • Es importante que dirijas tu atención al esqueleto interno, los huesos son las raices para conseguir una buena alineación.
  • Como cualquier postura de pie, empieza prestando atención a tus pies. Trabaja desde la base.
  • Pies juntos, los pulgares se tocan.. Talón apoyado en el suelo, levanta el resto del pie, Alarga y ensancha la planta y vuelve a apoyarla en el suelo. Separa y alarga al máximo los dedos, presiona el dedo gordo en el suelo.
  • Cierra los ojos, siente la presión de los cuatro extremos de cada planta: base del dedo gordo, base dedo meñique, talón interno, y talón externo.
  • Las rodillas han de estar estiradas, no bloqueadas.
  • Bascula tu pelvis, en retroversión, eleva el coxis hacia el ombligo.
  • Abdomen recogido.
  • Eleva tu esternón, hombros bajos, lejos de las orejas. Pecho abierto.
  • Manos activas y paralelas, palmas anchas, dedos largos y separados.
  • Eleva la coronilla.
  • Siente las dos energías, hacía arriba y hacía abajo, cielo y tierra.
  • Alarga y profundiza tu respiración.

TADASANA EN EL DÍA A DÍA

Puedes profundizar e implantar Tadasana en muchos momentos cotidianos de tu vida. Personalmente aprovecho cualquier ocasión para trabajarla y llevar esa conciencia corporal cada día, por ejemplo, puedes practicarla al permanecer en una cola, al esperar en un semáforo, cuando estés dialogando con alguien.

Tadasana forma parte de las asanas de pie, te vincula con la tierra, te aporta seguridad, confianza, serenidad y paciencia.

Namaste